¿Por qué no puedo pensar?

¿Por qué no puedo pensar?

bloqueo mental

¿Por qué me cuesta tanto pensar?

De repente, es como si se apagase la luz. Cuesta horrores razonar, es imposible decidir, recordar requiere un esfuerzo enorme. Trabajar, estudiar o realizar cualquier actividad que tenga un componente intelectual, se convierte en un suplicio. Avanzas a una velocidad de tortuga, y encima no estás seguro de nada de lo que has haces. ¿Qué hago? ¡Pues esforzarme más! Cargarme más presión, y en última instancia culparme y castigarme. ¿Resultado? Lejos de salir del bache, me pongo peor. Cada vez más nervioso, cada vez la cabeza está mas nublada, cada vez lo veo todo con mayor negatividad, empieza a doler la cabeza, incluso me cuesta enfocar la vista en la pantalla del ordenador. En un caso extremo, incluso se desencadena un ataque de pánico.

El organismo sacrifica la función ejecutiva

Si esto te ocurre en ocasiones, o llevas un tiempo en el que ese es tu estado habitual, tranquilo, tiene explicación, y es un estado totalmente reversible. Cuando el organismo se ve muy exigido, lo primero en “salir por la borda” es la función ejecutiva. ¿Y qué es esta “función ejecutiva”? La capacidad de razonar, decidir, en definitiva, pensar de manera racional y consciente. Recordemos que, desde un punto de vista evolutivo, esta capacidad “racional”, de pensamiento abstracto llegó hace solo “un par de días”. Todos los seres vivos, incluso los unicelulares, guían su comportamiento por la homeostasis (búsqueda de equilibrio). Los animales tenemos comportamientos instintivos y automáticos, guiados por las partes más profundas de nuestros cerebros o sistemas nerviosos. Los mamíferos, basamos gran parte de nuestro comportamiento, en reacciones emocionales. El pensamiento abstracto, de los humanos (y tal vez de manera mucho más básica, de otros mamíferos superiores) es lo último en llegar y ocupa las capas más superficiales y nuevas del cerebro.

no puedo recordar
Cuida tus pensamientos para evitar bloqueos

La energía se destina a funciones automáticas y emocionales.

Si bien, esa capacidad “racional” es lo que nos diferencia como especie, y lo que nos ha permitido crear una cultura y una civilización, los animales, se las arreglaron muy bien sin ella, durante millones de años. Se puede vivir a base de instinto y emociones. Así que, cuando las cosas “se ponen feas” ¿En quién confía nuestra naturaleza? ¿En el recién llegado? No, claro que no… Cuando el organismo se ve muy exigido, lo cual se suele ver acompañado de una respuesta de estrés de altísima intensidad, confía en las funciones automáticas y emocionales del cerebro, para salir del paso. Los vasos sanguíneos destinados a alimentar la corteza prefrontal se ven contraídos, permitiendo menor riego sanguíneo a esta zona. La sangre en cambio, fluye con intensidad en el tallo (y otras regiones responsables de los comportamientos y funciones automáticas) y en el cerebro límbico, responsable de los comportamientos emocionales. El flujo de energía, en forma de oxígeno y glucosa, que se destina al cerebro, es limitado, y en casos extremos se reserva a estas áreas.

¿Por qué me pasa a mí?

Puede que sea por un sostenimiento excesivo, de reacciones de estrés en el tiempo. Puede que sea por una situación real de amenaza extrema. Si lo piensas, en una situación de vida o muerte, no se piensa, sólo se actúa. Es habitual que este tipo de bloqueo mental se vaya construyendo poco a poco, poniéndonos paso a paso más nerviosos. Pero puede también que esto te ocurra de manera habitual. En este caso puede que haya algo más. Podría ser ansiedad y seguro que muchas personas con depresión se habrán visto reconocidas en estos síntomas. ¡Y cuanta incomprensión sufrimos los deprimidos en estos casos! Los demás, no suelen comprender que simplemente en este estado no seamos capaces de pensar, que la capacidad de desempeño profesional caiga a casi cero, que se nos olviden las cosas, que no podamos decidir… Espero que este artículo sirva para que algunos comprendais lo que os pasa, o lo que le está ocurriendo a un ser querido, o aun compañero de trabajo o estudios. Cuando esto ocurre, es porque el organismo considera que estamos en una situación de amenaza extrema. Puede ser real, solamente percibida, o puede ser directamente una disfunción.

Sal del bloqueo con MBSR

El protocolo de gestión de estrés, con Mindfulness, nacido en hospitales y contrastado por la ciencia.

Sal del bloqueo con MBSR

El protocolo de gestión de estrés, con Mindfulness, nacido en hospitales y contrastado por la ciencia.

¿Y qué hago si se me bloquea la cabeza?

Lo primero es comprender que, a base de presión no vas a salir, te vas a poner peor. Cuando esta situación se da, la única solución es calmarse. Romper el ciclo de pensamientos negativos, y por lo menos, no ponerse peor. Asume tu estado y ajusta tu auto exigencia. Trátate con compasión y cariño, no puedes controlar lo que te está ocurriendo. Ahora, asumiendo que te toca ir más lento, trata de seguir adelante con lo que tienes. Si te lo puedes permitir date un respiro. Si esto es habitual, tendrás que manejar el equilibrio con cuidado, como explicamos en este artículo. Si no alimentas la sensación de amenaza con tus pensamientos, el bloqueo irá pasando poco a poco.  Si el descrito, es para ti un estado habitual, lo primero que haría es visitar a un especialista, si aún no lo has hecho. También te será de ayuda, comenzar una practica de meditación o mindfulness, o utilizar técnicas de respiración. A continuación, te proponemos una técnica sencilla, pero efectiva, que puede servirte, tanto para calmarte en caso de emergencia, como para convertirla en una práctica diaria.

Hechos o mentiras
Depresión
alex hick

Tus pensamientos son mentira

Los pensamientos están muy sobrevalorados… Tendemos asociarlos con quien somos, con nuestra capacidad de ser conscientes, con nuestra identidad. Pero no son para tanto…

Leer más »
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *